Blog milk

Inolvidable noche de jazz e improvisación en Huelva


A las 21:00 h comenzaba un mágico ritual que acabó apoderándose de todos los presentes. Antonio Esperón (guitarra), Pablo Báez (bajo) y Raúl Ortega (batería) abrieron la jam al compás de “Lucky Southern” de Keith Jarrett.

En el argot jazzístico, una jam session viene a ser un encuentro informal entre músicos. La definición clásica de una jam session se debe a George Frazier: Una reunión informal de músicos de jazz, con afinidad temperamental, que tocan para su propio disfrute música no escrita ni ensayada. A medida que avanza el primer pase, distintos músicos de la ciudad, veteranos y no tantos, se van congregando en torno a la formación, con sus instrumentos preparados y ansiosos de conversación. El ritmo se va apoderando de todos en el Lone y resulta difícil no dejarse llevar por los acordes de Misty

Durante el segundo pase, aparece la magia. Los músicos van alternándose en el improvisado escenario y se suceden las frases audaces de los intérpretes. Tal es la afluencia de público al local, que los distintos músicos que intervienen en la jam se mezclan y confunden con el mismo. Escuchar la trompeta de Manuel Triana en modo “home cinema” o la flauta de Moisés Toscano, y sentirse parte de la magia de la música, son cosas que no tienen precio. Músicos de la talla de Fernando Martín, Moisés Toscano, Iggy y otros se fueron sumando a la jam dando lo mejor de sí mismos y regalándonos a todos los que amamos esta música momentos de verdadera comunión con el público…hasta el que escribe estas líneas tuvo la osadía de tocar las congas en un par de piezas de la jam.

Chapó ! por la Asociación de Jazz chapó ! por Lone Star.

Milk puso su granito de arena, encargándose del diseño del cartel del evento

Fotografías: Manolo Martínwww.manolomartin.net
Redacción: Víctor Andivia. Director Artístico Milk

Drop a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *