Blog milk

Entrevistamos a Alexis Vallejos, director artístico del proyecto “Vínculos, viene del Sur”

Vínculos, viene del Sur apuesta por otros Su­res, trayendo a la voz flamenca compositores y ritmos procedentes de Argentina, Brasil, México, Perú y Chile con un discurso mestizo y valiente


Desde que llegara a tierras andaluzas allá por el año 2004, Alexis Vallejos no ha dejado de percibir vínculos entre músicas tan lejanas – sólo en apariencia – como el flamenco y los ritmos y melodías tanto de su país natal como de otras regiones de Sudamérica. La reciente declaración del flamenco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco fue la chispa que encendió la llama de un proyecto que esperaba latente en la mente de nuestro protagonista. Alexis nos habla del concepto del espectáculo, de sus inicios en Chile y de su llegada a Andalucía, donde ha encontrado un fructífero espacio de experimentación musical y artística. En el horizonte un objetivo: que el folclore de su país también sea declarado Patrimonio de la Humanidad.

Milk: ¿Cómo surgió la idea de crear el espectáculo “Vínculos, viene del Sur”?

Alexis: Era una inquietud que yo tenía desde hacía algún tiempo. Desde que llegué a España empecé a percibir ciertas conexiones entre el arte flamenco y el folclore de Chile. Trabajando con el guitarrista Pablo Pradas, hijo de Parrolo, cantaor de Bormujos, le presenté el concepto que yo tenía de este espectáculo y en seguida vi que era la persona adecuada y con talento. Después atraje a Inma “La Carbonera“, gran cantaora sevillana y amante de la música chilena, que me ha ayudado mucho a consolidar el proyecto. Digamos que entre los tres fuimos hilando la idea, ha sido un trabajo en equipo.

[issuu width=550 height=389 backgroundColor=%23222222 documentId=121113172802-5b16e8e74e264f05ab3feff3e546762c name=dossier_vinculos_issuu username=somoslamilk tag=musicidentity unit=px v=2]

Dossier profesional diseñado y maquetado por MILK para el espectáculo “Vínculos, viene del Sur” de la Suite Flamenco Company.

M: Entonces, a pesar de la gran distancia geográfica, podemos encontrar semejanzas entre el flamenco y el folclore chileno…

A: Efectivamente, he ahí el vínculo, o mejor dicho, los vínculos. Quiero propiciar de algún modo la unión de una y otra orilla. Yo soy chileno e inevitablemente trato de acercar mi música a otras personas, difundir nuestra tradición tanto en Andalucía como en España. Existen muchos paralelismos entre ambas manifestaciones artísticas, no podemos olvidar que la cultura latinoamericana es una mezcla de diversas influencias, entre ellas las europeas, y en la gestación de la música folclórica sudamericana España jugó un papel crucial por razones históricas que todos conocemos. Quinientos años de historia han dado para mucho y el primer viaje de ida se fue invirtiendo en vuelta, por eso se pueden rastrear muchísimas conexiones entre las dos músicas tanto a nivel rítmico como armónico o melódico.

M: Son músicas hermanadas pues desde hace siglos…

A: Así es, los vínculos se establecieron hace mucho tiempo pero ahora es el momento de rescatarlos del estado de latencia en que se encuentran. Ya desde 1830 aproximadamente se hablaba del flamenco en los actos de la nobleza y en los bailes de salón chilenos y desde entonces hubo artistas de ida y vuelta que fueron estableciendo las conexiones. Lo que queremos es resucitar esa visión, abrir una ventana desde Andalucía con la mirada puesta tanto en Chile como en el resto de países latinoamericanos. Queremos que aquí se conozcan mejor a los artistas clásicos de América del Sur y viceversa.

M: ¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el mundo de la música?

A: Bueno he de decir que aunque mi padre era músico, baterista, yo me inclinaba de niño por el fútbol… (risas) pero siendo adolescente un día llegó a mis manos el disco “Nevermind” de Nirvana,  de ahí  empecé a interesarme por el rock, por los clásicos y claro, fue entrándome la magia de la música en mi cabeza. Mis inquietudes empezaron a crecer y pronto comencé a recibir clases de batería con un profesor particular que me inculcó los rudimentos del instrumento. Poco después hice una prueba para la Facultad de Arte de la Universidad de Chile donde estuve dos años estudiando teoría musical e interpretación de la batería. Entonces ya empecé a formar mis primeros grupos.

Fotografía: Antonio L. Andivia

M: ¿En esa época ya conocías el flamenco?

A: Tuve un compañero de conservatorio, Sebastián Mezzano, él tenía un grupo llamado Samba y Canuta,  fue el primero que me habló del género y me dejó unos casettes, tengo que reconocer que en aquella época quizás no lo asimilé, escuchaba unos quejíos que me parecían muy raros (risas). Estaba probando con otros estilos, con mis propias agrupaciones, tenía un grupo que se llamaba Vinacuta con el que quedamos en tercer lugar en un concurso organizado en la Estación Mapocha de Santiago. Gracias a esto conseguimos unas becas para estudiar una temporada en Balmaceda. Después seguimos tocando en Santiago hasta que conocí a mi amigo el pianista Willie Carvajal, hijo de un gran guitarrista de jazz,  quien más tarde llegaría a Sevilla para trabajar en un proyecto, él me sugirió que viniera y sin pensármelo me instalé en Écija.

M: Supongo que ya en Écija descubriste verdaderamente la grandeza del flamenco…

A: Así fue, empecé a respirar flamenco por todas partes y al mes ya estaba enredado con la gente del pueblo interviniendo en algunos actos en la Casa de la Cultura del pueblo. Allí en Écija conocí al gran bajista Juanma Ruiz y a Juan Luis Cayuela, productor de Punta Umbría afincado en Sevilla. Ellos me invitaron a participar en un espectáculo que estaban montando llamado “Latidos”, tenía la estructura flamenca en toda su expresión y fue mi primera incursión en el flamenco, a partir de aquí ya me quedé totalmente hechizado.

M: ¿En qué año llegaste a Andalucía?

A: Llegué en el 2004 a Écija, pero me salió una oferta para tocar en Huelva y ya me quedé aquí.

M: ¿Qué hizo que establecieras tu residencia en Huelva?

A: El jamón de la Sierra (risas). Me vi atraído por la variedad de artistas que hay en esta tierra y la calidad que atesoran muchos de ellos. Al mismo tiempo vi que podía aportar mi granito de arena con la experiencia distinta que yo traía de Chile. Empecé a tocar con varias agrupaciones de diversos estilos musicales: jazz, blues, pop, rock, bossa, etc. y poco a poco fui conociendo a los artistas flamencos más populares de la ciudad y haciéndome de una buena colección de discos, entre ellos algunos de fandangos que me cautivaron en seguida.

Fotografía: Antonio L. Andivia

M: ¿Ya entonces tocabas el cajón?

A: Fue en ese momento cuando decidí aprender a tocar el cajón flamenco, me parecía que era imprescindible. Yo ya lo conocía porque es originario de Perú, pero quería aprender la forma de interpretarlo aquí porque es muy distinta. Recibí clases de Felipe Redondo, un músico muy conocido en Huelva, él me inició en el estudio del instrumento y después fui fijándome en otros percusionistas como Agustín Diassera, Vicente Redondo, Pepe Toscano, el cual me regalaba su tiempo y sus consejos. Poco a poco he hecho mi mezcolanza, yo no soy un flamenco puro pero sí puedo aportar mi visión a la interpretación del cajón. Otra persona muy importante ha sido Cristian de Moret, joven pianista y cantaor, pero con un gran talento, él me ayudó a poner en práctica los conocimientos que estaba adquiriendo.

 

M: ¿Qué estilos chilenos son los más representativos?

A: Primero he de decir que el folklore chileno está un poco oculto aquí, es poco conocido en Europa salvo en algunos países como Holanda o Alemania. Lo primordial es el baile folclórico, nuestra danza nacional, la cueca, que se asemeja a algunos compases flamencos porque es en ritmo ternario, como algunos de los palos más importantes del flamenco. Tiene una vinculación con las sevillanas ya que su patrón rítmico es similar, aunque salvando las distancias. La cueca tiene muchas derivaciones: está la cueca brava, la cueca chora, la cueca de salón, etc. Después también tenemos nuestra balada típica que llamamos tonada, algo similar a la cueca pero sin baile, y que arraiga en formas arábigo-andaluzas. También el movimiento en los 70’s de la Nueva Canción Chilena fue muy fructífero.

M: ¿Y los artistas chilenos más destacados?

A: Hay muchos pero los más conocidos son la cantautora Violeta Parra, considerada la folclorista más importante de Chile, ya que rescató una buena parte de la música del campo chileno y su gran labor fue continuada por muchos artistas posteriores; Julio Numhauser, cantante y compositor de canciones inolvidables como “Todo cambia”; Margot Loyola, Gabriela Pizarro, Héctor Pávez y otros investigadores de nuestro folclore. Asimismo podemos destacar también a los integrantes de lo que se ha venido conociendo como Nueva Canción Chilena, es decir, Patricio Manns, Rolando Alarcón o el malogrado Víctor Jara. Incluso podemos hablar de artistas que no siendo chilenos se han dejado influenciar por nuestro folclore aportándole una visión particular que ha terminado por ejercer una fuerte injerencia en nuestra de música, como Atahualpa Yupanqui, Chabuca Granda o la gran Mercedes Sosa.

M: ¿Qué tipo de formación lleváis para este proyecto?

A: Primero hemos empezado con una formación más sencilla, con guitarra flamenca, set de percusión flamenca y batería, piano, voces masculinas y femeninas, palmeros y baile, el cual corre a cargo de José Galán, portador de una visión distinta y original de su arte. Contamos también con la colaboración de artistas como Cristian de Moret, Eduardo Trassierra, etc. Estamos abiertos a ampliar la formación pero depende de la acogida que vaya teniendo.

Fotografía: Antonio L. Andivia

M: Háblame de los músicos…

A: El guitarrista es Pablo Pradas, de Sevilla, gran compositor e instrumentista, también toca el bajo eléctrico. Tiene mucha fuerza y compás y una gran trayectoria a sus espaldas, viene ahora de tocar con el multipremiado guitarrista Eduardo Trassierra en un proyecto de flamenco técnico con influencias jazzísticas, música clásica, etc. Después está Inma “La Carbonera”, con más de veinte años de recorrido, ha cantado para el baile en compañías muy fuertes y actualmente participa en muchos espectáculos como “Misa Flamenca” con Tito Losada. También ha participado en diversas bienales y tiene su propio disco, atesora un gran talento. También tenemos a José Galán, bailaor innovador y puro a la vez. Tiene un proyecto muy bonito en el que incorpora a niños con síndrome de Dawn. También está Cheíto García, que ha sido una sorpresa para mí porque es de Huelva y no lo conocía, él fue cantante del grupo Los Activos, que son un referente para mí. Cristian de Moret participa con su piano, es un gran artista a pesar de su juventud, canta, compone, etc., está trabajando ahora con el Ballet Andaluz. Hablamos pues de gente con un gran nivel y, lo que es más importante, con ganas de hacer cosas, soy el menos experimentado en el flamenco y necesito una retroalimentación muy fuerte para poder llevar el proyecto hacia delante.

M: ¿Cuándo ponéis a rodar el espectáculo?

A: Ahora mismo estamos en la fase de terminar todos los números del espectáculo porque estamos partiendo de una estrategia distinta. Primero el montaje publicitario, queremos vender la idea, ya sabes que en estos tiempos es muy difícil montar un espectáculo flamenco para que después no encuentre su sitio y no pueda salir a la calle. Nadie nos auspicia, todo sale de nuestros bolsillos y en estas circunstancias hay que ser muy cautelosos. Hemos grabado un vídeo promocional y vosotros (MILK) nos habéis hecho la web básica para alojarlo a modo de presentación y el dossier profesional para contactar con los productores, managers, etc. Vamos a seguir con la promoción y esperamos que a partir de 2013 podamos ponerlo ya en los escenarios.

M: Os deseamos el mayor de los éxitos para este gran espectáculo, si quieres añadir algo…

A: Gracias por brindarme la oportunidad de difundir este proyecto que tanto nos ilusiona, esperamos veros en el estreno de 2013, y seguid trabajando como lo hacéis, el concepto de empresa que habéis creado es muy bueno y sin duda hacía falta una iniciativa como ésta en Huelva, gracias.

 

Drop a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *